APORTES DEL SERVICIO DE ORIENTACIÓN PSICOEDAGÓGICA

Colegio Sagrado Corazon Rosario

La televisión también (mal)educa

No cabe ninguna duda de que una de las cosas que más preocupa a los padres de hoy es qué tipo de programas ven sus hijos en la televisión. Teniendo en cuenta las enormes dificultades que encuentran las familias para conciliar su vida familiar y laboral es lógica esta preocupación pues muchísimos niños pasan largas tardes solos en el hogar.
Somos los padres los que tenemos que educar a nuestros hijos para que hagan un uso adecuado de la televisión pues es lo único que está en nuestras manos y podemos controlar y no lo que irresponsablemente emiten algunas cadenas de televisión dentro del mal llamado horario de protección infantil ya que de protección tiene poco o nada.
Hay que destacar que el hecho de que las familias tengamos esa gran responsabilidad no exime a las cadenas televisivas su grado de responsabilidad que tienen según el Código de Autorregulación sobre contenidos televisivos e infancia.
Tenemos que empezar a presionar a las cadenas de televisión para que vayan tomando conciencia del enorme protagonismo y responsabilidad educativa que poseen: son transmisores de valores (contravalores), de hábitos, de modelos, de comportamientos sociales, etc. que están ofreciendo a nuestros niños y jóvenes. Quieran o no están educándolos aunque lo están haciendo enormemente mal pues dentro de ese tramo protegido están presentando:
§  Debates donde lo que prima es el insulto, la descalificación y las faltas de respeto continuadas.
§  Estereotipos de diversa clase, presentando a la mujer como reclamo sexual, el culto al cuerpo, etc.
§  Contenidos violentos donde no solo aparece violencia física sino también verbal y psicológica. Es peligroso presentar la violencia como un modo sencillo de resolver los conflictos.
§  Muestran la sexualidad como algo banal y de una manera muy superficial.
§  Un uso del lenguaje desagradable y, en muchas ocasiones, inadecuado.
Y los padres, ¿qué podemos hacer?
Es momento de hacer llegar el mensaje a las cadenas de que queremos una televisión auténticamente educativa que no nos haga nadar a contracorriente a padres y educadores. Que nos ayude a hacer surf educativo de manera conjunta facilitando y complementando nuestro trabajo y no que actúe como un tsunami que nos viene de frente y nos arrolla. Para que esto llegue a ser así tenemos que aliarnos familias y escuelas y pasar a la acción realizando llamamientos, denuncias, cartas al director, etc., alzando la voz y diciéndoles con firmeza que todo no vale.
Me gustaría destacar aquí la gran labor que están llevando a cabo desde el portal web www.protegelestv.es bajo el lema En TV no vale todo. Si accedemos a la web veremos que nos proporcionan una herramienta de uso sencillo para permitir a los padres cursar sus denuncias sobre incumplimientos de las cadenas del Código de Autorregulación firmado, a la hora de emitir contenido así como manifestar su apoyo a aquellos programas que consideramos adecuados para la infancia.
Consejos para un buen uso de la televisión
§  Evita que tu hijo tenga televisión en su habitación. Ésta deberá estar en la sala principal de la casa donde nos permita el diálogo con nuestros hijos mientras la están viendo.
§  En la medida de lo posible, tenemos que acompañar a nuestros hijos mientras ven la televisión comentando aquellas imágenes o expresiones que no son apropiadas.
§  Tenemos que aprovechar y convertir la televisión en una herramienta educativa para el diálogo y el debate.
§  Determinar un horario que se ha de cumplir y revisar la programación seleccionando los programas adaptados a su edad.
§  No tenemos que utilizar la televisión como única forma de recompensa.
§  No tener la televisión todo el día encendido evitando que se convierta en el centro del hogar o el único lugar de encuentro en el espacio familiar.
§  Potenciar en nuestros hijos una actitud crítica que les ayude a adquirir una mayor autonomía.
En definitiva, tenemos que educar en cómo ver la televisión tanto desde la familia como desde la escuela pues si sabemos aprovecharla, tenemos una herramienta muy poderosa y útil a nuestro favor.
Óscar González
Profesor y autor del libro Familia y escuela/Escuela y familia