Nota diario

Colegio Sagrado Corazon Rosario

Queridas Familias:

En el diario "la Capital" del día de la fecha, gracias al aporte de Gabriel Campero, padre de alumnos del colegio resuenan los ecos del CANJUMITA que con gran alegría vivimos el fin de semana del 11, 12 y 13 de setiembre.- Estos testimonios muestran la fuerza de la alegría de esta Iglesia que conduce el Santo Padre Francisco, y que invita a salir al encuentro de nuestros hermanos.- Gracias  Gabriel por esta profesión de fe en nuestros jóvenes y en su crecimiento cuando se prioriza el "ser" sobre el "tener".- 

DR.. HECTOR GUSTAVO DIMONACO - DIRECTOR GENERAL  

PROF.  JUAN JOSE BUSSON - VICE DIRECTOR GENERAL

SALIR AL ENCUENTRO

En estos tiempos de egoísmos y falta de horizontes, es bueno descubrir

pequeños grandes gestos de una juventud que no está perdida y que está
en la búsqueda constante de una vida con valores que tanto se
reclaman.
Se reunieron este fin de semana, aqui en Rosario. Desde Buenos Aires
vinieron de Barracas, Adrogué, de Martín Coronado y de Capital.
También llegaron algunos desde Santiago del Estero, todas comunidades
betharramitas que, junto a los rosarinos, convivieron 3 días en el
Colegio Sagrado Corazón para compartir la vida y la esperanza, para
reflexionar sobre cómo salir al encuentro del otro, del hermano, del
que está al lado nuestro, del que transita nuestros mismos caminos y
no conocemos su nombre. Como lo hicieron el domingo, caminando la
Calle Recreativa, charlando con la gente y celebrando la Misa frente
al río. Para llevar un mensaje de paz a los que pasaban por alli. Pero
la paz verdadera, la que nunca falla, la que llena el alma, la que
sobrepasa todo. Con bombos y redoblantes como testigos de una alegría
sana, que no necesita de más estímulos que el sentirse vivos con la
plenitud que se comparte. Estos jóvenes están convencidos de que lo
único que importa es al amor con que se vive. Son miembros de una
iglesia que no se encierra, que no guarda nada para sí mismos, sino
que sale a callejear la fe para proclamar buenas noticias, tender una
mano fraterna y un grito lleno de vida, que ayude a construir esa
civilización que tanto anhelamos, donde el otro sea lo primordial,
donde pensar en los demás sea la moneda corriente de una sociedad más
justa y solidaria.
Gabriel Campero