MENSAJES DEL DIRECTOR

Colegio Sagrado Corazon Rosario

Queridas Familias:
En el día de la fecha ha sido publicada en el Diario "La Capital" de nuestra ciudad una carta de lectores firmada por el Sr. Gabriel Campero, padre de alumnos nuestros.-
Nos pareció realmente un maravilloso testimonio de compromiso con una cultura respetuosa y honrosa de LA VIDA  que se opone al avance de una cultura de muerte, en la que el dios dinero pretende ser superior a los seres humanos.-
Con gran alegría felicitamos a Gabriel y exhortamos a seguir dando testimonios de honorabilidad para que la sociedad en la que crecen y crecerán nuestros hijos pueda ser generadora de una vida humana cada vez más humana.- 
Disfruten del texto.- Cordiales Saludos.-
Dr. Héctor Gustavo Dimónaco
Director General

Sr. Director
Diario La Capital:
Cuando estamos frente a un problema, la lógica indica que para solucionarlo debemos atacar sus causas. Por ejemplo, para resolver el caos de tránsito en el microcentro, se resuelve prohibir estacionar: “sin estacionamiento, no hay embotellamiento”. O para combatir la trata de personas, se usa el conocido “sin clientes no hay trata”, o para los menores, “sin alcohol no hay borrachos”. Así se apela a la concientización para modificar un hábito y solucionar un problema.
Hoy estamos viviendo en la ciudad episodios de gran violencia con la guerra entre narcos, que parece no acabar y al que debemos dar una respuesta. Lejos de la teoría “que se maten entre ellos”, que solo genera más violencia y donde también mueren inocentes, y en desacuerdo con la legalización de las drogas, que no asegura la desaparición de las mafias, ¿no será hora de pensar en “sin adictos no hay narcos”? ¿No es que la solución real es que nadie compre para que nadie venda? Claro que es muy difícil lograrlo, pero no puede ser una batalla perdida como explica algún experto por los medios. Debemos redoblar esfuerzos en este tema. Tenemos que llenar de vida ese vacío de nuestros pibes, que los llenan de dudas, de vacilaciones, que los convierten en vagabundos que no saben lo que buscan. Debemos trabajar juntos el estado, la escuela, la familia y las entidades intermedias. Por supuesto, para ello se deberá reforzar el compromiso y la vitalidad del estado, de las escuelas y de las familias para lograr que nuestros hijos dejen esa porquería que los mata de a poco y se conviertan en adultos responsables, comprometidos, seguros de sí mismos, capaces de asumir las consecuencias de sus acciones.
Una utopía? Puede ser, pero como decía Anatole France, "La utopía es el principio de todo progreso y el diseño de un futuro mejor". Lo peor que podemos hacer es quedarnos quietos: Rosario, te quiero pro-Vida.
Gabriel Campero.
DNI 20812193.