Sagrado Corazón, nuestro Colegio

En el año 1858 se funda en la ciudad de Buenos Aires el Colegio San José. Hacia fines del siglo XIX, y siguiendo con el espíritu de ayuda de San Miguel Garicoits, la congregación decide ampliar su obra. En el año 1899 llega por primera vez a la ciudad de Rosario un sacerdote bayonès, èste era el P. Juan Magendie. El P. Juan junto con un grupo de Señores destacados de la sociedad rosarina se pone en contacto con el por entonces Obispo provincial Juan Agustín Boneo y recaudan fondos para comprar un terreno y construir un edificio. Debido a la urgencia del P. Magendie por el comienzo de la enseñanza, y la imposibilidad de contar con edificio propio, en 1900 alquila la mansión del Dr. Eloy Palacios cita en Bv. Oroño 940 de la ciudad de Rosario. El 8 de marzo de 1900abre por primera vez sus puertas el Colegio Sagrado Corazón, con 5 años de enseñanza primaria y uno en secundaria. Su primer superior fue el P. Luis Viròn y el vice-director el P. Martín Arrambide. En 1908 se compra el terreno donde se encuentra actualmente el Colegio, media manzana que va desde calle Mendoza hasta 3 de Febrero, sobre calle Moreno. Por esos años el superior era el P. Pedro Dubourdieu. En 1909 comienza la construcción del ala principal del edificio, y el 28 de noviembre de ese mismo año la institución comenzó a funcionar en casa propia. El 17 de febrero de 1925 se eleva en lo más alto del Colegio el símbolo más importante con el que cuenta desde aquel entonces hasta la actualidad: la estatua del Sagrado Corazón con sus brazos abiertos. La misma fue cincelada en Francia especialmente para el Colegio. En 1931 el P. Angel Bernasconi creo el Himno Oficial del Colegio. La letra fue obra suya y la musicalización estuvo a cargo del Profesor Aldo Gily. El P. Bernasconi, además de ser el impulsor y creador del Himno del Colegio, también compuso el himno de San Miguel Garicoits, fundador de la Congregación. Bajo la dirección del P. Raymundo Peyroutet se incorporan en el año 1938 los cursos Comerciales y se edifica el mástil del patio principal del Colegio. El mismo fue durante muchos años el portador de la bandera argentina más alto en la ciudad de Rosario. Por aquel entonces el Colegio contaba con casi 600 alumnos, jardín de infantes, pre-escolar primaria y secundaria con cursos Comercial y Bachiller Nacional. En 1949 asume como rector el Padre Enrique Urani, siendo el primer superior rosarino y exalumno del Colegio. En aquellos años el número de alumnos superaba los 1200 entre pupilos y externos. Hacia 1967 se nombra como superior al P. Rodríguez Medina y en marzo del mismo año comenzó a funcionar la biblioteca del Colegio. Al comenzar la década del 70 llega como superior el P. Cófreces. Fue uno de los principales impulsores de la Asociación De Padres de Familia del Colegio. La institución sigue su marcha y en los años 80 se realizan obras de ampliación del edificio construyéndose nuevas aulas. En esos años se encontraba como superior el P. Bruno Ierullo. El P. Bruno era un gran orador y promotor de campamentos, retiros y formación de grupos entre los alumnos. Con él se hicieron grandes obras en la casa de retiro que el Colegio posee en Santa Rosa de Calamuchita ( Provincia de Córdoba), así como la remodelación y construcción de nuevas instalaciones en el campo de deportes. Los años noventa encuentran al Colegio al mando del P. Eleuterio Cabero, posteriormente lo haría el P. Enrique Gavel y en 1997 fue nombrado superior el P. Enrique Miranda. El Colegio Sagrado Corazón fue durante casi 100 años exclusivamente para varones, pero a fines de la década del 1990 abre sus puertas al ingreso de mujeres, contando en la actualidad con alrededor 1600 alumnos entre sus distintos niveles de enseñanza

La Visión

En 1835, los seis primeros “sacerdotes de Betharram” se constituyeron en comunidad. Pero hace tiempo que el Santo pensó en ellos y sabe muy bien lo que quiere para él y para los que la Providencia le enviará. Tiene los cuarenta, pero ha madurado, nada ha perdido del impulso de su juventud, él, el hombre del aquí estoy. Tres años más tarde, pone por escrito lo esencial de su pensamiento en un texto llamado desde entonces, en razón de su importancia, el “Manifiesto”. Se podría decir que todo lo que el P. Garicoits ha escrito o enseñado después no es más que el comentario. Con el 'Manifiesto" de 1838, estamos en el corazón y las preocupaciones espirituales del Santo y Fundador. Aquí, bebemos de la fuente misma. Se trata de una verdadera meditación, que se deja sentir en tres puntos. Del corazón del Padre, por el corazón del Hijo, al corazón de San Miguel y al nuestro... De corazón a corazón. ¿No es el amor la palabra clave de nuestra religión? ¿La historia del Santo no es una historia de amor, la más hermosa, la más dramática, con episodios como el de la caída del hombre o la muerte de un Dios en la cruz? ¿El amor? ¿No ha querido siempre San Miguel que todo se haga por amor? Exigía en los novicios al menos un germen, un comienzo de amor. “¡Si falta - añadía - no hay nada que hacer!”

Un Título Más

El día 27 de noviembre de 2014 se designó al Colegio Sagrado Corazón como INSTITUCIÓN DISTINGUIDA DE LA CIUDAD DE ROSARIO. Bajo el Decreto nº 41699 del Honorable Concejo Deliberante de la Ciudad de Rosario de Santa Fe aprobado por el citado organismo legislativo en sesión del 14/08/2014.

Video Institucional

El Colegio fue declarado Patrimonial Histórico...